× Bahía Hoy La Región Deportes Fallecimientos Clima Cartelera de Cines Horóscopo Tienda RADIO EN VIVO
RADIO EN VIVO
Denuncian que el juzgado que dejó Ulpiano Martínez es un caos
ULPIANO MARTÍNEZ. El juez subrogante recientemente destituído.

El juzgado que hasta hace pocos días estaba a cargo de Santiago Ulpiano Martínez es un caos y un descontrol absoluto. La descripción fue realizada por Alejo Ramos Padilla, el juez subrogante que se hizo cargo de ese tribunal.

En un informe elevado al Consejo de la Magistratura, Ramos Padilla consigna que “las sucesivas subrogancias, las disputas internas entre funcionarios y empleados, y sobre todo la centralización de las causas de lesa humanidad en un único funcionario -que acaba de pedir licencia médica dejando huérfanos sus expedientes- convirtieron al juzgado federal número uno en un escenario típico de Macondo”.

El reporte advierte, según publicó el diario Tiempo Argentino, que "los mayores problemas de orden jurisdiccional y administrativo se advierten en la Secretaria de Derechos Humanos. Su titular, Mario Fernández Moreno centralizaba personalmente toda la atención de los expedientes más sensibles, información que no compartía con ninguna de las personas que lo acompañaban en su oficina de trabajo". Entre esos expedientes se destacan los delitos cometidos en jurisdicción del Comando Quinto Cuerpo de Ejército y el Comando de Operaciones Navales. Allí está la causa en la que está investigado Massot.

En otro tramo del informe, el flamante juez interino señala que “hay denuncias cruzadas, sumarios y expedientes penales habrá que analizar si respondían a otros intereses” y relató hechos insólitos como que “la guardia permanente de la Policía Federal tenía llaves de acceso a todas las instalaciones, a los expedientes, documentación y demás efectos –incluso armas – que se hallaban dispersos en todos los despachos".

Por estos motivos, ordenó "un inmediato cambio de guardia y de las cerraduras de las puertas de acceso a la Secretaría, así como que la guardia nocturna permanezca fuera de sus instalaciones para preservar el secreto de las actuaciones".

Al detallar el descontrol del juzgado, Ramos Padilla indicó, a modo de ejemplo, que “paquetes de droga secuestrada en operativos se hallaban dispuestos algunos en muebles sin llave y en oficinas de otra Secretaría. (…) 40 ‘panes’ de marihuana cuya incineración había sido ordenada nunca fue cumplida”.

                ALEJO RAMOS PADILLA. El juez que reemplaza a Santiago Ulpiano Martínez

 

LA PERSECUSIÓN CONTRA LA BRUJULA SE PERGEÑÓ EN ESE JUZGADO

Tal como se informó ampliamente, el titular hasta el mes pasado de ese juzgado fue Santiago Martínez, que fue apartado por el Consejo de la Magistratura tras recibir varias denuncias de organismos de Derechos Humanos por mal desempeño en sus funciones.

El ahora exjuez fue quien arbitrariamente allanó LA BRUJULA 24, secuestró escuchas y procesó al periodista Germán Sasso por el “delito” de informar lícitamente sobre una importante causa de narcotráfico y no revelar sus fuentes de información.

Aquel grosero y brutal atropello a la libertad de prensa tuvo como objetivo, no solo amedrentar a los periodistas, sino también impedir que las escuchas que comprometían al narco Juan Ignacio Suris y a sus cómplices –entre ellos varios policías– salieran a la luz pública.

Periodistas perseguidos; cómplices de los narcos impunes: ese fue el resultado de su accionar en la “Causa Suris”.

Muestra del abuso de poder cometido por Martínez es que, a comienzos de la causa, fue el propio juez el que dio a conocer varias transcripciones de las escuchas. Pero claro, daba a publicidad las que él mismo creía que la gente debía conocer y no otras.

Seguramente lo que le molestó al funcionario fue quedar en evidencia por no haber investigado todo lo que surgía de esas escuchas. Para algunos el silencio es salud.

Ahora, con la intervención de un nuevo juez las atrocidades cometidas por Martínez seguramente serán ventiladas y saldrán a la luz.



Te puede interesar


Ver comentarios (0)