Todo lo que necesitás saber al instante
Héroe de Malvinas: una familia de Punta Alta encontró "algo de paz" después de 35 años sin respuestas
Daniel Miguel era un piloto argentino que combatió en Malvinas.
11.12.2017 | 12:00

La familia del teniente Daniel Miguel, un piloto de la Fuerza Aeronaval que luchó en la guerra de Malvinas y que permanecía en condición de desaparecido, recibió la confirmación oficial de que se encuentra enterrado en el cementerio de Darwin. Y con esa noticia, encontraron "algo de paz" después de 35 años. 

Al respecto, Sergio, hermano menor del piloto, contó en LA BRÚJULA 24 que "la noticia nos llegó bien, más allá de la parte emocional y triste", y sostuvo que "hay una paz interior que cierra uns puerta de muchos años de dudas". 

"En su momento nos hablaron de una desaparición y nunca hubo una respuesta oficial de qué es lo que había pasado, solo algunos testimonios. En mi familia quedamos solo mi padre y yo porque mi madre falleció hace un tiempo. Nunca creímos que él estaba en un cementerio y fue muy grande la sorpresa. Había un montón de teorías", remarcó en el programa "Tal cual es".

Cabe destacar que los restos de Daniel fueron identificados en el proceso llevado a cabo por la Cruz Roja Internacional en Darwin.

 "Después de este estudio, que es para destacar porque nos trataron respetuosamente, se llegó a esta conclusión. Fueron 35 años de duda, de no saber dónde estaba. Fue enterrado en Pradera de Ganso y cinco meses después trasladado por un equipo inglés, tratando bien los cuerpos para que hoy se puedan identificar", contó Sergio.

"El informe indica la ropa que tenía puesta, en su caso el uniforme de vuelo. También nos entregaron sus pertenencias entre las que había una alianza de compromiso, la cual está intacta con sus iniciales y la fecha. Hoy las tengo en mi poder. Los análisis de sangre dieron también la certeza absoluta de que se trata de mi hermano".

Y sobre cómo fue el procedimiento de entrega de información durante el conflicto bélico entre Argentina e Inglaterra, señaló que en aquel entonces "vino una comitiva de la Armada para avisarnos que habían derribado el avión, pero sin certezas sobre si podía aparecer con vida".

"Mi madre estuvo hasta el último día de su vida anhelando que no haya muerto, más que nada porque no estaba su cuerpo", añadió.

Y también realizó una suerte de paralelismo con la situación que por estas horas viven los familiares de los tripulantes del submarino desaparecido ARA San Juan. "Los entiendo porque yo recién hoy sé que mi hermano está descansando en paz, como se merecía".

"La decisión de mi padre y mía es que el cuerpo de Daniel siga sepultado en Darwin", cerró.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR