Todo lo que necesitás saber al instante
Linchamiento virtual: cómo vivir después de un "escrache errado"
Ximena Rosales junto a su perra "Linda".
19.04.2017 | 07:38

A metros de plaza Güemes de La Plata, en una casa con signos inequívocos de una mudanza reciente -cajas por todas partes, un cantero con la tierra recién removida, el horno de microondas encima del lavarropas-, una nena de dos años llama en media lengua a la mascota con la que se crió: “¡Linda!¡Linda!” exclama, mientras señala a una perra mestiza que alborota la vivienda. La nena es hija de Ximena, la vecina platense increpada en la vía pública y luego sometida a una lapidación virtual por presunto abandono de un animal doméstico. Y Linda es ese ejemplar.

“Vive con nosotros desde hace un montón” asegura la docente de música y emprendedora en el rubro de la “comida natural”; y recuerda que “a pesar de ser de origen callejero, una noche de lluvia Linda terminó quedándose a vivir con nosotros en la casa que teníamos en City Bell. Hace muy poco, cuando volvimos a La Plata, se vino con nosotros, pero conserva ese espíritu inquieto y juguetón y cada vez que puede trata de irse hacia la plaza que está acá nomás”.

El sábado, poco antes del mediodía, el auto en el que Ximena Rosales circulaba junto con su esposo y su hija fue encerrado e interceptado en 18 y 40 -a dos cuadras del espacio verde de 19 y 38- por una camioneta de alta gama, cuyo conductor bajó enardecido. Calvo y corpulento, el hombre le enrostró con vehemencia a la mujer el supuesto “maltrato y abandono” de Linda, que a la sazón venía acompañando al trote el coche de sus dueños.

Mientras se formaba una larga hilera de autos atascados en el insólito retén, entre improperios y bocinazos, el “justiciero animal” exigió que el perro fuera subido al auto y regresado a su hogar; y advirtió que lo verificaría siguiendo a la familia hasta la puerta. 

DENUNCIA “VIRALIZADA”

El hecho fue filmado, publicado en una red social, y en pocas horas acumuló centenares de miles de reproducciones -anoche ya rozaba los tres millones-; los “posteos” condenatorios para Ximena se multiplicaron vertiginosamente, cada vez con un tono más exasperado.

La subsecuente difusión de las imágenes en diferentes portales y cuentas de facebook y twitter le dio un renovado impulso a la viralización, y derivó en un aluvión de amenazas, incluyendo la difusión de datos personales y laborales.

“Tuve que cerrar mis cuentas, incluyendo la de mi emprendimiento de comida vegana, con lo que perdí uno de mis ingresos” señala Rosales: “dos horas después de que difundieran el video tenía alguien sacando fotos en la puerta; después, a la madrugada, pasaron gritando insultos y amenazas; una pesadilla”.

Después de dos noches de terror e insomnio, de recibir fotos truculentas acompañadas por mensajes intimidatorios, y de que éstas alcanzaran a otros miembros de su familia, la vecina recurrió a la Justicia para radicar una denuncia por calumnias e injurias, que se tramita en la UFI de Autores Ignorados a cargo de Fernando Cartasegna. Además, se investiga el origen de las publicaciones iniciales -se trata de determinar si quienes las subieron están relacionados con el conductor de la camioneta 4x4-, de las amenazas de muerte y las incitaciones a la violencia contra la integridad personal de los “escrachados” y sus bienes.

Aparentemente, el sábado, la perra Linda se escapó de su casa pasando al lote vecino por una hendija en una medianera inconclusa, y desde allí accedió a las rejas frontales de esa parcela; pasando entre los barrotes llegó a la vereda, y salió en persecución del Chevrolet Spark de sus dueños, que halló a menos de trescientos metros.

“Nos enteramos de que hay un grupo organizando un escrache en la puerta de casa” advirtió el esposo de Ximena, ingeniero en telecomunicaciones: “esperemos que reflexionen, porque no tiene ningún sentido”.

Fuente: El Día


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR