Todo lo que necesitás saber al instante
"No nos mató a todos de milagro", aseguró la suegra del homicida
3 de Febrero 3.686. La vivienda donde se produjo el asesinato
16.02.2017 | 07:55

Delia es la suegra de Martín Cané, el policía de 22 años que anoche mató a su padre -también agente, pero de la Bonaerense-, en una vivienda del barrio Villa Buenos Aires.

Ella, al igual que toda su familia, presenció lo ocurrido y contó, en LA BRÚJULA 24, que por obra y gracia de la casualidad no hubo más muertos.

"Todo pasó en pocos segundos, estaban discutiendo por el auto adelante de todos y se dijeron cosas muy hirientes", recordó la mujer, aún atónita por la lamentable escena que se dio en 3 de Febrero al 3.600. Y aseguró que "no nos mató a todos porque no era nuestro momento".

"En un momento se puso el chaleco antibalas y su mamá lo quiso frenar, pero le dijo que estaba podrido con el papá", agregó Delia en el programa "Bahía Hoy".

Consultada respecto de la pelea, sostuvo que la víctima había amenazado a Cané con hacerlo echar de la policía "porque lo consideraba un peligro para la sociedad". Eso habría sido el detonante.

"En ese momento se volvió loco, sacó el arma y lo mató. Después se dio vuelta, nos miró a todos a los ojos y se pegó un tiro. Nunca pensé que iba a vivir una cosa semejante", manifestó.

Cabe recordar que por estas horas Martín Cané se encuentra internado en muy grave estado en la terapia intensiva del Hospital Penna. Gustavo, en tanto, falleció en el acto.

"MIS HIJOS TODAVÍA NO SABEN LO QUE PASÓ"

Dayana Conteras, esposa de Martín, también habló con LA BRÚJULA 24 y explicó que el policía asesino "nunca había reaccionado así".

"En julio iba a cumplir dos años como agente. Estaba por preparar todas las cosas porque hoy a la mañana entraba en servicio y nos sentamos a ver televisión, pero empezamos a discutir porque queríamos ver películas distintas", recordó.

"Él se enojó y me pegó una trompada. Me levanté y le dije a mis papás, les pedí que llamaran a sus padres y que se lo llevaran".

Después, al igual que lo relatado por Delia, llegaría la tragedia. "Vino su mamá, discutieron y se metió su papá. Se pegaron unas cuantas trompadas, se separaron solos y empezaron a decirse cosas de cuando eran chicos".

"El papá iba saliendo y Martín se largó a disparar. Creo que la intención no era matarlo, quería asustarlo. Después se dio vuelta, nos miró a nosotros y se pegó un tiro en la cabeza", finalizó.