Todo lo que necesitás saber al instante
Por qué los jóvenes argentinos se llevan mal con las matemáticas
MATEMÁTICAS. Los alumnos argentinos están entre los de peor rendimiento en la región.
13.02.2016 | 10:47

Las matemáticas siguen siendo el gran dolor de cabeza para la mayoría de los estudiantes argentinos secundarios e ingresantes al ciclo terciario. Esta "sensación" también encuentra su correlato en los resultados de las últimas pruebas internacionales.

Según el último Informe PISA "Estudiantes de Bajo Rendimiento", desarrollado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los alumnos locales participantes no alcanzaron el nivel básico de rendimiento en matemáticas.

Es por eso que cada vez que se conoce un Informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) o PISA (por sus siglas en inglés: Programme for International Student Assessment) o un estudio regional como el TERCE de UNESCO existe consenso entre los especialistas en educación acerca de que el principal emergente que evidencia la falta de calidad educativa entre los jóvenes argentinos se expresa casi con crueldad en los contenidos matemáticos.

En la actualidad si tuviéramos que seleccionar los cinco problemas que aún ponen en jaque a los jóvenes argentinos frente a la hoja cuadriculada son:

- No comprenden los textos que leen, la frase que aún resuena del Informe PISA 2012.

- Falta de dominio en el razonamiento lógico. Tanto en el tercer año del secundario (que es el período que mide PISA, por ejemplo) como al terninar el ciclo secundario e ingresar a la universidad.

- Problemas para resolver ejercicios y ecuaciones solos, sin asistencia del libro o del profesor.

- Falta de competencias actitudinales, como falta de compromiso y responsabilidad frente al contenido y a la materia. E incluso frente a la dificultad.

- Falta de interés en materias como química, física y matemática (aquí interviene el rol del docente y la didáctica).

Para corroborar esto, desde hace tres años existe una iniciativa universitaria que al menos intenta indagar en esos cuestionamientos y busca ofrecer alternativas de mejora en las matemáticas tanto para la salida de los estudiantes de la secundaria como en el ingreso a las universidades.

El Consejo Federal de Decanos de Ingeniería (CONFEDI) junto a la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación (SPU) crearon en el 2012 el llamado "Test de Diagnóstico", un examen anual que se realiza a los futuros estudiantes de la carrera de Ingeniería con el fin de proporcionar a las entidades académicas cuál es el nivel de sus futuros estudiantes.

"Este Test tiene dos funciones fundamentales. La primera es ayudar a las universidades y a las carreras a incentivar el interés y la capacidad de aprendizaje de sus alumnos de primer año y, por otro, se les brinda un balance a las escuelas secundarias de cuál es el nivel matemático con el que se reciben sus alumnos", explicó a Infobae Daniel Morano, ex miembro de la SPU y actual representante del Comité de Educación del Centro Argentino de Ingenieros.

Fuente: Infobae


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR