Todo lo que necesitás saber al instante
EL CADETE MENOS PENSADO
13.11.2017 | 08:05

UN CADETE MUY ESPECIAL

La intempestiva salida de Pablo Pussetto y la llegada de Miguel Donadío al Puerto fue la comidilla en todos los círculos de poder la semana pasada.

Con una espalda grande (en la calle hacen alusión a otra parte de la anatomía humana) y con el poder absoluto, Donadío ya mostró los dientes. “Quiero gente de mi confianza”, se lo escuchó decir. Y por eso volará a varios del directorio. Tecnicamente serán sugerencias que hará llegar a cada una de las entidades que conforman el Consorcio de Gestión.

En la mesa de las decisiones ya no estará Gustavo Damiani, que había presentado su renuncia antes del sorpresivo reemplazo de presidente. Pero según pudo saber Bahía Indiscreta, el resto -salvo los sindicalistas y el representante de Ganaderos Enrique Fortunatto- volarían todos.

No obstante, más allá de los cambios y las críticas que llovieron desde Cambiemos (comando sur) al atropello de la autonomía portuaria por la intervención de la Casa Rosada, lo más jugoso de toda la historia es un dato que para casi todos paso desapercibido.

En la entrega de la semana pasada, en esta sección, revelamos que el día que Pussetto debió redactar su renuncia un cadete había llegado hasta su despacho del Puerto a recogerla en mano.

“Te la mando a buscar”, le había dicho el ministro de la Producción Javier Tizado al despedido.

A los pocos minutos de aquella comunicación, un hombre ya esperaba que le dieran el sobre en la mesa de entradas.

¿Quién era ese hombre? ¿A quién había enviado el Ministro con tanta premura? El cadete, que al principio no quiso revelar su identidad, debió estampar su firma en conformación con lo recibido. “Aldo Caminada”, escribió en la aclaración.

Caminada es, nada más y nada menos, que un histórico comisario de nuestra ciudad y que hoy cumple funciones en la Departamental de Tres Arroyos.

El uniformado es un hombre de confianza de Donadío. Ambos forjaron una fuerte amistad cuando el uniformado estuvo a cargo de la seccional Primera.

La información, que intentaron mantener en secreto, llegó inevitablemente al Ministro de Seguridad Cristian Ritondo. ¿A título de qué un alto comisario de La Bonaerense le hace trámites a un funcionario de otra área?, fue una de las inquietudes de quienes levantaron el teléfono para averiguar sobre el asunto.

Ritondo ya ordenó un sumario interno. Y además quiere saber si se usó un patrullero.

“Esto le cuesta la carrera”, describieron. El mandado parece que le saldrá caro al comisario.

 

FELIÚ, ANTI K

Marcelo Feliú prepara su vuelta a Bahía. En diciembre dejará de viajar todas las semanas a La Plata para instalarse en el Concejo Deliberante, donde encabezará una de las bancadas opositoras.

Según pudo saber Bahía Indiscreta, el aún legislador ya le aclaró a los suyos que serán una “oposición responsable”. Y les aclaró, por si alguno tenía dudas, que estarán tan distanciados de Cambiemos como del kirchnerismo.

Carlos Quiroga, desde Unidad Ciudadana, había alentado la posibilidad de que su espacio y el bloque de Feliú se unieran. "Tenemos una homogeneidad con Feliú y una ideología en común”, había señalado.

“No tenemos nada que ver con el bloque K de Quiroga. Ellos se identifican con Cristina Fernández y  nosotros nos fuimos hace rato de ese espacio. Es ridículo pensar que vamos a formar un solo bloque y desde allí defender a De Vido”, resumió un feliuista de la primera hora.

 

EL COMISARIO DE CRISTINA

Carlos “Cuto” Moreno será, a partir de diciembre, el “comisario político” de Cristina Fernández en la Cámara de Diputados de la Provincia.

El histórico peronista de Tres Arroyos, que acumula tres mandatos en la Cámara Baja nacional, mudará su despacho de Buenos Aires a La Plata. Hasta allí lo envió la expresidenta para que levante las banderas del kirchnerismo y “ponga freno” a la avanzada de Cambiemos.

“El Cuto” tendrá la tarea de conducir un bloque de 30 diputados y tendrá línea directa con la jefa, que lo considera de máxima confianza. Sus laderos serán Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela, y la bahiense Florencia Saintout, la polémica decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata.

 

JUEZ SIN PAZ

Federico Augusto Striebeck es el titular del Juzgado de Paz de Coronel Pringles. Y en los próximos días, un tema lo tendrá atareado: el Caso Margiotta.

La violación y el brutal homicidio de Federico, de 13 años, en agosto de 2002 conmovió al pueblo.

Los únicos detenidos por aquel caso fueron Jorge Fabrizio y Pedro Martínez, dos personajes siniestros que todo el pueblo conoce, y que en 2007 fueron absueltos por el TOC N°3 de nuestra ciudad. Para arribar a aquella conclusión, entre otras consideraciones, los jueces se basaron en una “desmentida” -por fuera del debate oral- de una de las testigos clave.

La retractación la tomó el mismísimo Striebeck en su despacho y la mandó por fax al tribunal que estaba haciendo el juicio en Bahía. La que llevó a la testigo “arrepentida” fuera de horario judicial hasta el Juzgado de Paz fue la esposa de uno de los detenidos. Un escándalo.

Ahora el Tribunal de Casación resolvió anular la absolución de los sospechosos y ordenó un nuevo juicio. Para los miembros de la alzada debe haber condena con las pruebas que hay.

Y, por supuesto, no se olvidaron de la denuncia-retractación que a las apuradas tomó Striebeck y que salvó a los imputados. “Fue insólito”, describió Casación.

¿Conseguirá Paz Striebeck?


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR